domingo, diciembre 30, 2012

Cinco minutos más para la cuenta atrás


El balance de lo bueno y malo del 2012.

Pero como soy yo y estoy obligándome a verle el lado feliz a todo (cierre de ciclo, etcétera), me concentraré en los grandes momentos de este año que se acaba mañana.

Sin orden específico, here they go:

- San Diego Comic Con.
OMFG. Esto probablemente fue lo mejor del año. Perdónenme todos los involucrados en el resto del 2012, tuvimos buenos tiempos, pero come on... it's freaking Geekvana here. Tuve la fortuna de ir a la convención de cómics más grande del mundo con otro nerd enorme que fue un gran compañero de viaje. Lloré en el tranvía cuando vi aparecer el Centro de Convenciones de San Diego y me dio como taquicardia cuando entré al Exhibit Hall y vi un Optimus Prime gigante en el stand de Hasbro. Conocí a gente estupenda, asistí a conferencias interesantes, escuché a una banda de steampunk genial, en fin... las mejores (y más cansadas) vacaciones de mi vida. See you in 2014, San Diego!

- Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.
No fue mi primer viaje de trabajo (ya había ido a cubrir la FIM Guadalajara), pero sí fue el más demandante y el reto más grande en ese rubro. País desconocido, sola, problemas con mi tarjeta de débito (¡Gracias por salvarme, Turi!). Al final pasé cinco días estupendos, vi más teatro del que había visto en años, conocí a personas geniales y conocí un poco de Colombia. Ah y me tomé una foto con Tim Robbins :O

- Mis amigos de la prepa.
No son "un momento". Son una presencia enorme en mi 2012. Me hace muy feliz saber que aunque una parte importante nos graduamos de la universidad y ya nadie estudia junto a alguien más en la misma escuela, seguimos juntos. Salimos casi cada semana, hablamos entre nosotros casi todos los días, nos conocemos y nos entendemos y nos organizamos reuniones por cualquier razón, real o inventada. Somos incapaces de ponernos de acuerdo para ir al cine, pero si un día estás parada en una banqueta llorando por un corazón roto, uno de estos individuos te recibirá en su casa y te abrazará y te hará reír hasta que dejes de llorar. Y si otro día decides que ese tatuaje es "ahora o nunca" y le avisas a tus amigas que vas a tatuarte a tal hora en tal lugar... ellas llegarán a la cita antes que tú y te llevarán al súper a comprar la pomada que te indicó el tatuador y estarán contigo siempre. Y a lo mejor en una de esas reuniones vuelves a encontrar a alguien a quien no recordabas que extrañaste mucho y vuelven a hablar y esa persona se convierte en alguien importante para ti, otra vez. Esta gente, este grupo de nerds y niñas adorables, me hacen muy feliz.

- Temporada 2012-2013 de la NFL.
No llevo mucho tiempo metida en esto del futbol americano –poco más de un par de años–, pero ésta temporada ha estado excelente. La he sufrido y disfrutado con mis Packers y también siguiendo a otros equipos que no son míos pero que son de mis amigos. Además encontré fellow Packer fans entre mis conocidos y amigos, so... muchos cabezas de queso en este lado de la pantalla. Muchos domingos de NFL y los que faltan por vivir. 

- Fiestas.
No soy la persona más sociable, eso lo sabemos todos. Pero este año me esforcé un poco en ser más abierta y en salir de mi zona de confort. No dejé olvidadas las idas a bares o las reuniones caseras, pero me dejé llevar a más fiestas. Me divertí mucho. Incluso en las fiestas en las que la pasé mal (y las hubo), algo aprendí o algo bueno puedo recordar. Además sirvió para vivir nuevas aventuras con mis cómplices criminales (un par de cajón y una nueva, Miriam, a quien quiero mucho). Descubrí al menos una faceta de mí misma que no conocía. Me volví más segura.

- Butch.
Adoro a mi perro. Es parte de mi familia y lo quiero como a nadie. Procurar y cuidar a mi perro me creció el amor por los animales. Este año viví dos situaciones relacionadas con el tema que me marcaron y me dejaron lecciones que no he podido del todo concretar. Rescaté a un gatito bebé de atrás de un arbusto cerca de mi casa. Lo cuidé durante una semana, le conseguí un hogar... el gatito apenas sobrevivió unos días. Se trepaba en mi hombro y se dormía ahí. Maullaba quedito cuando quería subirse a mi cama. Era un encanto y quiero pensar que aunque no vivió mucho, rescatarlo no fue inútil: vivió dos semanas con cariño y cuidados. Meses después atropellaron a un cachorro abandonado a unos metros de mí. Yo ya iba al trabajo y me bajé del camión para levantarlo del arroyo. El perrito se murió en mis manos. Lloré todo el camino a la oficina. No pierdo un día sin abrazar a mi perro, sin demostrarle que lo quiero o asegurarme de que es feliz.

- Crafting.
Este año redescubrí mi amor por las manualidades. Un disfraz steampunk, un pastel del Señor de los Anillos, ropa modificada... you name it. Es un pasatiempo muy sano, útil y lo más importante para mí: creativo.

- Música.
En síntesis: Nuevo disco de Yellowcard. Yellowcard México. Concierto de Fobia con Alex López. Concierto de Linkin Park. Nuevas canciones de My Chem. Descubrir a Love of Lesbian, ahora una de mis bandas favoritas. Descubrir a Cherri Bomb, otra de mis bandas inspiradoras y favoritas. Decidir aprender a tocar el teclado y pseudo formar una idea de banda con dos de mis amigos más queridos. Serrat y Sabina (en la gira "Dos Pájaros Contraatacan"), dos veces :) awfully symbolic.

- La Hora Libre.
La mayoría de mis amigos más cercanos son tan geeks como yo. Afortunadamente. Sucede que a principios de año, Alejandro Rocha y yo decidimos iniciar un blog dedicado a todos nuestros intereses nerds: cómics, películas, música, tele, videojuegos, libros, etcétera. Reclutamos a algunos fellow geeks y lanzamos La Hora Libre, un espacio de expresión donde encontrarán desde reseñas hasta análisis de medios. El proyecto sigue creciendo y adaptándose a nuestras caóticas vidas, pero no lo dejamos morir. Ahí si tienen tiempo, dense una vueltecita ;)

- Familia.
Mi familia siempre rockea. Punto :)

Ahora, lo malo...
Dejémoslo en que aprendí mis lecciones. Más de una. Incluido el refrendo de no tropezarme con la misma piedra, ni encariñarme con la piedra, ni guardarla en una bolsita para volver a ponerla en mi camino y tropezar otra vez. 

Ya veremos qué tal pinta el 2013, pero por ahora puedo decir que después de un 2012 totalmente inesperado, me emociona este nuevo año.

domingo, diciembre 09, 2012

Things to live by

I haven't written in English for a while. Don't exactly know why, though, since half the time my inner voice speaks the language (no kidding). Tonight I just saw my Packers win what seemed a tough match against the Detroit Lions. We vanquished them and are still head of NFC North with a 9-4 record. If we beat Chicago next week, we'll be heading to playoffs in a heartbeat. But that's beyond the point. As I watched the game I saw a tweet by Zoë Gulliksen on the things she needs to change about herself to live a happier life. That kind of broke my mood for a bit and got me all self-aware, but it turned out to be a good thing, since I am now writing this down.

People who know me know that I can be an awfully insecure person and that there are a lot of flaws that I hate myself for. However, they don't always realize how hard it is for me to try and be a better person, specially since I am sometimes spoiled by them (I have an amazing family-friends network) and told that I'm such a nice, caring, etcetera human being. Thanks for that guys, really, but I also appreciate the heavier heads up on how silly I can get. So, I am writing down the things about me that I am aware that need changing. It's all about starting a better year than 2012 (and this was a Hell of an awesome year!). Here goes the List of Things I Gotta Change for 2013:

In no particular order:
- Eating healthy tastes better than regaining weight.
- Dial it down a little with the overthinking and overreacting.
- Exercise is a must.
- Discipline and will look pretty on me.
- A little make up never hurt anyone.
- You are not alone, but you can walk the world by yourself.
- That tattoo on your wrist is a lifelong commitment: Be strong. Believe.
- Happiness does not equal being in a relationship, the latter is more like a bonus track.
- Nothing writes itself: keep working on your letters.
- It's not about the money, it's about the ride.
- Eyes on the prize and don't stop rowing.
- Fear not, for you've fallen before and here you are alive.

Some might seem cryptic, but they do have a meaning in my heart. They are rules to live by that I must remember at all times in order to become a happier me.

Any ideas for yourselves?

PS: Thanks for the idea, Zoë!!

miércoles, noviembre 28, 2012

Navidad, Navidad...

Falta menos de un mes para Navidad. Pero yo estoy lista desde siempre.

La Navidad es una fecha importante en casa. No sé bien por qué razón, pero es la época favorita de mi papá y está empatada en mi top 2 con la doble celebración de Noche de Brujas y Día de Muertos. Creo que ni siquiera mi cumpleaños me gusta tanto. Aunque en realidad eso se debe a que cuento mi cumpleaños dentro de las fiestas de fin de año, porque con esa celebración se inaugura el "Holiday Season" en mi familia (si viviéramos en Estados Unidos, sería un double feature con Acción de Gracias).

Uno de los asuntos con la Navidad es que mi madre no es muy fan, a diferencia de mi papá y yo, que nos emocionamos desde noviembre y planeamos la iluminación de la casa durante todo el año. Usualmente ponemos el árbol (una cosa de dos metros de altura hecho de algún plástico verde que semeja un pino natural) y las decoraciones correspondientes el fin de semana más cercano al 12 de diciembre (no hay motivo guadalupano, simplemente nos parece un buen punto medio). Este año será distinto, porque en ese fin de semana yo estaré en la graduación de una de mis queridas amigas de la escuela (todos feliciten a Jade, que se convierte en Ingeniera en Biotecnología), de modo que todo se adelanta para el 1 de diciembre. Secretamente también será nuestra forma de evasión para olvidar que ese día toma posesión de la silla presidencial el sujeto aquél que no quiero mencionar.

¿Por qué soy tan feliz ese fin de semana? Porque hay música (navideña, duh, una compilación armada entre mi padre y yo que dejamos en repeat toda la tarde), pizza (no me importa si técnicamente no es comida navideña, en mi casa aplica perfecto para comer post jornada de decoración), películas ("La Joya de la Familia" es perfecta y una de nuestras favoritas), frío y ropa acorde (no saben lo genial que es un gorro de Santa hasta que lo usan mientras están trepados en un muro colgando series de luces) y adornos (decenas: antiguos – esferas que están en la familia desde mis abuelas, nuevos – botas y cosas que hago cada año, curiosos – títere de hombre de jengibre, anyone?).

Algo nuevo este año será, probablemente, el horneado de galletas. Lo intentamos en 2011 pero éramos muy novatas y no quedaron tan bien como podrían. 2012 será diferente. Por ahora me entretengo pensando en la lista de cosas que quiero resolver antes del 24 de diciembre. Eso incluye: R-E-G-A-L-O-S. Mi madre y yo tenemos esta tradición no oficial de ir un día al centro de Coyoacán a buscar regalos. El año pasado añadimos el mercado de Portales a este recorrido. Creo que en un par de semanas lo repetiremos. Con comida china, oh yeah.

Les dejo algunas de las canciones que nunca faltan en mi compilación navideña:

"All I Want For Christmas Is You" - My Chemical Romance
Todo el disco "Christmas with Conniff" del coro y orquesta de Ray Conniff
"What's This" y "Making Christmas" del soundtrack de The Nightmare Before Christmas

Creo que este diciembre añadiré "Let It Snow" de The Baseballs... ¿alguna sugerencia?

martes, noviembre 20, 2012

¿Por qué te tatuatis?

No sé cómo decirle a mi papá que me hice un tatuaje.

Tengo la vaga esperanza de que lo descubra en Facebook y cuando lleguemos ambos a casa haya pasado el shock inicial. Admito que me da algo de miedito mostrarle el brazo y decir "Papá, me hice un tatuaje". Me siento como una niña de 16 años que falsificó una firma y una voz al teléfono para convencer al tatuador de que no hay problema, tengo permiso. (Eso pasó, pero no a mí y sí en la prepa).

El asunto es que ya no tengo 16 ni 17 ni 18 años. El próximo domingo cumpliré 24 y estoy acercándome a esa cifra un poco escéptica y otro poco sin saber bien qué demonios sigue. Pero eso es otro tema... volvamos al tatuaje:


"Be strong. BELIEVE"

Hace años decidí que los tatuajes son algo que visualmente me agrada y que sólo haría si encontraba razones o motivos o inspiración sólida para escribirme algo de por vida en alguna zona de la piel. Hace menos tiempo decidí que quiero alrededor de 4 tatuajes de aquí a una década: ya los tengo planeados todos. Algunos hasta con fecha.

Éste, el primero, fue en realidad el segundo que planeé, pero es que el otro necesita una fecha exacta y para ello faltan como tres años. Éste es una modificación al verso principal de una de mis canciones favoritas (todos los tatuajes serán versos de canciones): "Believe" del disco Ocean Avenue de la banda estadounidense Yellowcard. Lectores y amigos ya saben que tengo una fuerte conexión con ese grupo. Esta canción en particular es el mantra que me repito a mí misma cada vez que tengo un problema o que estoy muy triste o muy enojada o muy asustada. Y eso, siendo la persona insegura y desconfiada que soy, pasa con relativa frecuencia.

Hace meses decidí, con una de mis mejores amigas, que iríamos a tatuarnos juntas antes de fin de año. Entre la vida y la economía fuimos posponiendo el evento... y ayer decidí que ya, que si seguía así nunca lo haría y como dicen en RENT: "No day but today". Fui a hacer la cita para en la tarde-noche y regresé a mi casa sabiendo que en unas horas habría activamente hecho un cambio permanente en mí. A las seis de la tarde encontré a tres de esas amigas a quienes adoro con todo mi ser paradas afuera de un estudio de tatuajes cerca de Paseo Acoxpa. Las tres me acompañaron, me relajaron, contaron chistes, hicieron todo para que yo no perdiera valor. Las amo por estar ahí conmigo durante todo el proceso, incluido el rato posterior buscando la pomada correcta en el súper y bebiendo un café para bajar los nervios.

¿Por qué ayer? 
Este fin de semana de puente fue una cosa rarísima. Estuve en mi casa el mínimo de tiempo y en cambio pasé ratos muy importantes con amigos muy importantes. Los detalles no vienen al caso, pero Turi, Fiance, Karla, Mel y Magui me ayudaron a recalibrar asuntos mentales y emocionales con los que ya estoy más en paz y casi preparada para entrar al año 25 de mi vida sin mayor drama que el par de problemas que yo solita me conseguí (uno menos si mi padre lee esto antes de que lo vea hoy y no se enoja porque su niña se tatuó).

Ayer desperté y supe que era el día. Fue, sí, una decisión impulsiva, pero hasta mis decisiones más impulsivas tienen una base de planeación y haber pensado las cosas. Entonces no, no me saqué el tatuaje de la manga y sí, estaba en mis cabales cuando hice la cita. El diseño y la tipografía los tenía seleccionados desde mayo (aproximadamente) y sólo necesité llevárselos en USB al tatuador (Alfredo Chavarría de Ink Dealers). Él hizo su magia.

Los tatuajes no son tema nuevo en mi casa. Llevaba meses diciéndole a mis padres que planeaba tatuarme antes de fin de año. Mi hermano tiene muchos y apenas el año pasado se los mostró a mi papá.  Mi propio padre ha jugado con la idea de tatuarse en algún momento de la vida. Quiero pensar que me dará algo de crédito el hecho de haberles advertido, haberlo comentado con antelación y principalmente: no esconderlo durante veinte años, thank you very much.

Sé y estoy consciente de que entintarme el brazo no me hace automáticamente una persona más fuerte y segura, pero sí sé que haber tomado la decisión y hacerla real refuerza a la persona que soy. Be strong. BELIEVE es un compromiso que hago conmigo misma para el resto de mi vida. Pase lo que pase y whatever it takes.

Entonces...
a) el tatuaje no fue un algo no planeado y accidental
b) estoy siendo bastante abierta al respecto
c) tiene un significado y relevancia para mí, la persona tatuada

Así que, papi, no te enojes por favor. Es un tatuaje, no es el fin del mundo.

domingo, septiembre 16, 2012

Linkin Park en México: a 10 años.

Encontré la reseña que escribí del concierto de Linkin Park en México el 2 de marzo de 2002. Impresa. Porque aunque mi recámara es un caos, sé exactamente dónde está todo... incluida una hoja bond doblada por la mitad, impresa en marzo de hace diez años para el periodiquito escolar que hacíamos en primero de secundaria. Ah, el Colegio Brookfield y sus grandes ideas.

En esos tiempos yo ni siquiera soñaba con ser periodista, pero era la más ñoña del salón y terminé editando (y a veces redactando completo) este experimento. Ya era fan de Linkin Park y mi hermano me acompañó al Foro Sol ese 2 de marzo. Todavía tengo la playera que me compré ese día... de hecho, la llevé puesta el viernes pasado para el concierto de Linkin Park en la Arena Ciudad de México.

Transcribo, pues, la reseña de aquel entonces (tengan compasión, era una niña de 13 años reseñando el concierto de su banda favorita):

Linkin Park en México [en realidad la nota ni trae título...]
Por Marcela Vargas Reynoso

El pasado sábado 2 de marzo, el Foro Sol y más de 50 mil almas palpamos el fantástico despliegue musical de una de las bandas más importantes de rock metalero de nuestra generación, Linkin Park.
Después de escuchar aproximadamente 3 cuartos de hora [sic] de los alaridos de Static-X, vino un "pequeño" intermedio de unos 20 minutos de completa aburrición mientras se revisaban el audio, tornamesas y demás instrumentos.
De pronto se apagaron de nuevo las luces exteriores del foro y en el escenario aparecieron los 6 integrantes de LP. Dirigieron unas palabras al público y entre gritos desesperados de los fans y una chifladera sin precedentes sonó el primer acorde de "With You", canción con la que abrieron el concierto; seguida de "Runaway" y "Papercut".
Algunas rolas después ("Points of Authority", "A Place For My Head" y "By Myself") con sus grandiosas voces, Shinoda y Bennington entonaron uno de sus más grandes éxitos, "In The End".
"Forgotten", "Crawling" y "Pushing Me Away" fueron coreadas por un público completamente excitado, pues el genial Chester se lanzó hacia la pista, siendo jaloneado por sus tantos admiradores de tal manera que al regresar al escenario había ya perdido la camiseta negra que portaba.
Lamentablemente todo tiene un fin, aunque a nadie le parezca, y éste hermoso ensueño terminó con "One Step Closer".
Finalmente y como buena acción de su parte, Rob Bourdon caminó hacia el público y lanzó sus baquetas al aire, para ser atrapadas por el enardecido auditorio, mientras que Mike arrojó su camiseta.
Podrá parecer extraño, pero de haber muerto en el preciso instante en que mi admirado Chester cantó la fracción lenta de "I put my trust in you / pushed as far as I can go / and for all this / there's only one thing you should know" hubiese muerto como una rockera feliz.

Entreteni-2
Año 0, número 4.
Marzo/abril 2002.
1o A
Secundaria Técnica #83, México DF

No voy a ponerme a contar cada error que hay en la nota... porque la escribió mi yo de hace diez años que quería ser... no recuerdo qué quería ser, pero mis maestras decían que iba para Ciencias Políticas... y miren ahora... jeje.

El asunto es que pasaron diez años y no sólo no se ha ido esa emoción extrema frente a un escenario y una banda que adore, sino que el viernes fui a uno de los mejores conciertos de mi vida... y aunque tardó 10 años (y 6 meses y 2 días) en suceder, creo que mi yo de 23 años fue incluso más feliz que la que escribió esta reseña en primero de secundaria.

Y ése el tipo de cosas que me hacen ser quien soy... una fan from hell obsesiva que puede enojarse mucho con Linkin Park por olvidar a México tantos años... y luego perdonarles todo con una experiencia tan indeciblemente catártica como la del viernes 14 de septiembre.

Yo me formé para ese concierto diez años, seis meses y dos días antes de que empezara.

jueves, julio 12, 2012

SDCC Preview Night

Es como entrar en un mundo paralelo.

No encuentro otra forma de explicar la locura de la Comic Con. No sé en qué momento se me ocurrió que podía hacer (yo sola) una cobertura de esto. Es demasiado. Demasiado genial, demasiada gente, demasiadas cosas ocurriendo al mismo tiempo.

Pero estoy aquí y rockea. De mil maneras distintas.



Estoy alojándome en la casa de un señor llamado Gene Levin, bioquímico amable y muy proactivo que fue por nosotros al aeropuerto y se ofreció a ayudarnos a llegar a la estación del trolley y un montón de cosas.

Mis highlights de ayer, aparte de la convención en sí misma:

La comida perfecta... One cheeseburger, animal fries, and a strawberry shake. Los 8.18 dólares más ricos del mundo. Quiero llevarme a In N Out al DF.

Otro highlight del que no tengo foto es mi visita express a Hot Topic... donde no conseguí botas pero sí 2 playeras nuevas de My Chemical Romance y un sombrero ge-nial para la fiesta Steampunk del viernes.

Me voy por ahora, pero lean mi sort of review de anoche en La Hora Libre.



miércoles, julio 11, 2012

SDCC 1er día (parte I)

Cuando lean esto, estaré volando a San Diego, a la Comic Con.

Yo no debería estar blogueando, sino terminando mi maleta. Me voy al aeropuerto en menos de 4 horas y mejor escribo. En parte porque sé que no podré dormir. En parte porque es un mal hábito esto de quedarme despierta. En parte porque guardo mis cosas. En parte porque platico con algunos amigos.

La Comic Con... ¿qué puedo decir? He querido ir desde hace años, lustros. Y estaré ahí esta noche. Cerca de gente a quien admiro y que de una forma u otra ha influido en mi cosmovisión y en mi construcción personal.

Esta nota es breve, porque sólo sirve para decirles que estaré reportando desde allá a través de este espacio y de La Hora Libre.

En fin, me voy. Más noticias al rato ;)

(Y ahora un dibujo que hizo Miriam y que rockea)

domingo, julio 08, 2012

Highlights de la semana

Un rápido recuento de una buena semana.

De repente se me va la onda y dejo un poco abandonado este lado de mi vida virtual, ustedes disculpen.  En los últimos meses, mi vida ha pasado de interesante a muy ocupada. No es que antes fuera yo una ociosa, pero es distinto dedicarte de lleno a la vida laboral que trabajar medio tiempo y estudiar la otra mitad.

Como algunos de ustedes recuerdan, me gradué de periodismo hace unos meses (7, para ser exactos) y desde entonces paso mis ocho horas reglamentarias (or so) en las oficinas de Editorial Mapas, donde trabajo para la revista Gatopardo y para la Nueva Guía del Centro Histórico. Toda la vida he sido una workaholic intensa que se carga de trabajo porque le resulta divertido. Así que un día, platicando con un amigo, pensamos "¿Y qué tal si abrimos un blog donde escribamos de todas las cosas que nos gustan?"... lo cual nos lleva a uno de los highlights de esta semana:

La Hora Libre. Esta semana abrimos el blog La Hora Libre. Llevaba en línea desde principios de junio, pero entre meterle contenido y armarlo en términos generales, habíamos tardado en hacerlo público. El sitio se explica a sí mismo, pero hago notar que con este proyecto tengo la fortuna de trabajar con personas a quienes a) quiero mucho, b) respeto en cantidades extranormales, y c) están más o menos igual de locos que yo (and that's saying something). Si les interesan el cine, la música, los cómics, la tecnología, los videojuegos y cosas por el estilo, hagan el favor de pasar a leernos. Agradecimientos especiales a Alex "Chinoz" Rocha (cofundador, coeditor y coetcétera), Miriam Ley (diseñadora gráfica y acompañante cafetera del diario), Genaro Chávez (ingeniero de mente compleja y una paciencia considerable), Leo Lozano (internacionalista, amigo de años y colaborador sumamente comprometido), Rodrigo Raya (hermano universitario, ultrafanático de la animación y analista no tan de clóset), Zyanya Zavaleta (mi hermana gemela y cómplice absoluta en mis locuras), Lalo Castillo (psicópata gamer y excelente amigo) y last but not least, a Raúl E. Pérez Rioja (fiance, dearest friend, cómplice, etc). Ellos forman parte del staff de este proyecto y están dando el salto de fe con nosotros.

En otro momento destacado de esta semana:
Comida gemela. Ya les he hablado sobre Zyanya. Es mi gemela, la adoro with all my heart, y se casa este septiembre. La vi el jueves y comimos juntas. Fue, por una hora, como regresar a noveno semestre de la universidad, temporada en la que además de estatura, cumpleaños y carrera, compartimos casa. 12 pasos nos separaban. Si tenía una idea ridícula a las 11pm, podía caminar esos 12 pasos hasta su puerta y tocar. Si súbitamente, ella sentía la necesidad de mostrarme un video de Supernatural, podía caminar los 12 pasos hasta mi puerta y tocar. Cuando nos aburríamos bajábamos a ver la tele o nos sentábamos las dos en la misma cama a platicar de todos los temas que ya hemos platicado quince veces. Cuando había proyectos enormes que terminar, pasábamos de trabajar en su cama (el cuarto es pequeño, así que no hay espacio para un escritorio) a repartirnos por mi recámara (escritorio o colchón) a tener encendida la luz del comedor hasta el amanecer, con mi perro fielmente acurrucado en la puerta de la cocina. Comer con ella fue recordar eso y hacer planes, porque uno hace planes con su familia. Y hay una boda en septiembre :)


Y hablando de cosas divertidas...
Fiestas. De unos meses para acá se me ha dado eso de las fiestas. Es soberanamente divertido. Dejé de ir a fiestas en la universidad. Es decir, salía con amigos a bares, al cine, a una que otra reunión socialmente relajada en casa de alguien conocido y cercano. Pero cero fiestas "como las de la prepa". Un amigo dice que dejamos de ir a fiestas así porque crecimos y maduramos y ya no las necesitamos. Yo digo que dejamos de ir a esas fiestas porque nos acomodamos muy bien en la rutina "bar de cervezas baratas y la seguimos en casa". No que tenga algo en contra, porque algunos de los mejores momentos del año pasado involucraron empezar una salida en algún barecillo coyoacanero, pasar por unos tacos al lugar de siempre, pasar a un Oxxo o Seven y llegar a mi casa con algún vodka o cervezas y un ipod con buena música. Pero en los últimos meses se presentaron oportunidades de ir a fiestear (sí, es un verbo, porque yo lo digo) y decidí tomar esas oportunidades. Y arrastrar a mis amigos conmigo. Vaya que nos hemos divertido. Aunque creo que sí comienzo a extrañar esas salidas de barecito tranquilo y/o cervezas en la sala y una buena partida de Gears of War o Magic.

Finalmente...
Libro. Historias de Las Historias. El viernes tuve la oportunidad de acompañar al escritor Alberto Chimal a presentar la antología de minificción Historias de Las Historias, donde aparece un cuento mío. La versión corta es que Chimal hace un concurso mensual de minificción en su sitio web, concursé hace como año y medio y gané. Un día me avisaron que antologarían a los ganadores. Otro día me avisaron que el libro estaba publicado. Otro día me invitaron a la presentación y me ofrecieron formar parte de la mesa con otros autores antologados. Yo dije que sí. Anuncié el evento en Facebook y empezaron a confirmar algunos amigos. Pensé "Será lindo que algunos amigos me acompañen". Had I known what was in store... El viernes a las 5pm, en la Librería Rosario Castellanos, parecía que traía conmigo una porra. Les agradezco infinitamente el haber llegado y haber estado conmigo en ese momento. Mamá, papá, Pao, Hernán, Fiance, Juan Enrique, Laura, Tirzo, Alex, Memo, Liz, Adri, Fer, Karina, Karen, Magui, Julio y Adriana. Y a quienes estuvieron telepáticamente porque la vida no siempre da para eso: Miri, Karlita, Andrea y mi hermano. Se siente bien bonito tanto cariño y apoyo.

Foto de Jorge Tirzo

Foto de Laura Yaniz

Foto de Karina Cabrera


Pues sí, una bonita semana indeed. Ya estaré contándoles sobre la siguiente semana... que será como el highlight del año:

¡¡San Diego Comic Con!!

miércoles, junio 20, 2012

Linkin Park en México

La banda californiana regresa al DF para un concierto en la Arena Ciudad de México el 14 de septiembre.

10 freaking years after their first show in Mexico City. Lo recuerdo claramente... 2 de marzo de 2002, sábado. Yo tenía recital de jazz en la mañana, en el Colegio Continental; mi madre estaba enferma o recién operada de algo y mi hermano fue el encargado de acompañarme al concierto. Los dos traíamos puestas camisas "tipo Chester Bennington". El Foro Sol era enorme. Ya había estado ahí, casi un año antes, para el concierto de los Backstreet Boys (sí, fui muy fan de los Backstreet Boys y Westlife y Savage Garden), pero en aquella ocasión estaba rodeada por miles de niñas como yo, el 2 de marzo había individuos mucho más grandes y rudos. Estábamos del lado derecho viendo al escenario, a tres filas de la pared en las gradas del Foro... boletos de $350.00, los más baratos que encontramos. Esa noche, Linkin Park no era la banda principal. Apenas promovían su álbum debut, Hybrid Theory, y estaban teloneando junto con Static-X para una banda que, lo siento, na más no me entra, Korn.

Yo tenía unos 13 años y estaba en primero de secundaria cuando mi amigo Octavio, que se sentaba enfrente de mí en el salón, llegó un día y me enseñó Hybrid Theory. Yo siempre cargaba mi Discman (como antes mi walkman y después mis sucesivas encarnaciones de iPod) y esa mañana, entre clase y clase, estuvimos escuchando a esa banda rara que sonaba a algo nuevo. Nos gustó mucho. Compré el disco piratísimo en un tianguis y lo escuché hasta rayarlo. Anunciaron la fecha para el concierto y nada me detuvo. Grité y canté y salté cada una de las canciones que Linkin Park interpretó el 2 de marzo de 2002. Luego el shock fue demasiado y me dormí en la segunda canción de Korn.

La primer reseña que publiqué en un medio impreso fue de ese concierto, en el periódico semanal que hacíamos como proyecto de alguna materia en primero de secundaria en el Colegio Brookfield. Yo editaba, así que me di la portada. Así es. De todas formas casi siempre terminaba haciendo yo el 80% de ese periódico, daba igual.

Desde entonces, Linkin Park ha lanzado 4 discos: Meteora (2003), Minutes to Midnight (2007), A Thousand Suns (2010) y Living Things (2012). Sin contar un montón de DVDs, conciertos, en vivos, EPs sólo-para-club-de-fans, etcéteras. Les tomó todo eso y 10 años regresar a la Ciudad de México.

Mi intención original era mencionar un par de problemas que tengo con esta banda. Quería quejarme de una excusa que alguna vez dijeron a un fan mexicano en un meet & greet sobre por qué no volvían. Quería quejarme de los clubes de fans que te cobran membresía... porque me parece increíble que les doy mi devoción y compro sus discos y sus DVDs y pago por ir a sus conciertos y les he dedicado una cantidad enorme de mi tiempo y de mi ser en general... ¿para que además me cobren para hacer oficial que soy su fan? No, sir. Sé que me arriesgo, pero no compraré una membresía de último minuto para tener acceso a la preventa "para fans". Porque Dios sabe que he seguido a esta banda desde que tenía 13 años, que he comprado cada uno de sus discos, que los he defendido y que no perdí la esperanza. Que cuando salió A Thousand Suns conseguí ir a la Listening Party de Warner. Que formo parte del Street Team y les hago toda la promoción que puedo, siempre que se asigna una misión. Que hace unos días, cuando anunciaron su participación e el MTV WorldStage de Monterrey, empecé a buscar boletos de avión y planear formas para conseguir entrada. Que apenas el sábado fui a apartar su nuevo disco, sin la mínima esperanza de alcanzar el poster de regalo (y lo alcancé).

Hoy llegué a la oficina y leí dos mensajes de dos amigos, uno vía Facebook y otro en Twitter, que decían más o menos lo mismo: "Linkin Park en México. 14 de septiembre". Entonces recordé cada canción y cada momento de mi vida para el cual estos seis individuos son una banda sonora. Los amigos que he ganado o perdido, la música, los años en la escuela, todo. Y tuve que perdonarlos, porque no termino de creer que Linkin Park estará de regreso en mi ciudad y que yo estaré ahí, con ellos, con el mismo amor y emoción de esa niña de 13 años.

viernes, junio 01, 2012

Los Cabos vía Vaio

Encuéntrome en el Vaio Summer 2012 en Los Cabos.

¿Cómo llegué aquí? Pues vine por parte de Gatopardo (esa fabulosa revista donde trabajo) para conocer la nueva línea de equipos de cómputo de Sony Vaio y escribir la sección de Cultura Digital de un futuro número gatopardoso (el número doble julio-agosto).


¿Qué hemos hecho? Hoy fueron las sesiones para actually conocer la línea, familiarizarnos con ella, preguntar, utilizar, etcétera. Ya sabrán de esto cuando escriba mi nota. Les adelanto que visualmente mi favorita es la serie E (Sonic) y en desempeño me atrajo fuertemente la serie Z.

Lo otro que hicimos fue ayer: un paseo en catamarán que incluyó hacer snorkel. Not my thing. Fue divertido e interesante, sí. Algo que de otra forma no hubiera hecho (como cargar una boa en Malinalco) y que probablemente no volveré a hacer (la boa me causa menos conflicto). No fui fan. La idea de estar bajo el agua y tener que respirar por la boca con este tubo que sale a la superficie... y se me olvidaba, entonces empecé a intentar aspirar por la nariz y se me pegaba el plástico de la máscara... 8 metros de profundidad, agua salada, el barco. Lo disfruté, estuvo muy padre, pero a menos que mi vida dependa de ello (o alguien me convenza) dudo volver a experimentarlo.

Ahora me bebo una cerveza mientras escribo esto. Mi habitación tiene una vista muy linda hacia el mar y ayer pude ver el esplendor del Mar de Cortés y su atardecer.




En temas no relacionados, Yenaro al fin terminó A Feast For Crows, lo cual significa que ya podremos empezar con A Dance With Dragons. Hemos casi llegado al final de lo que George RR Martin ha publicado en la saga de A Song Of Ice And Fire (mejor conocida como Game Of Thrones). Tristemente, después de Potter me desacostumbré a esto de esperar la publicación de la siguiente entrega de una serie. Sufriré un poco, pues. Pero mañana es el final de temporada de Game Of Thrones en HBO... which means MORE JAQEN. And that makes a woman happy.

Me entero también que llueve catastróficamente en el DF. Cuídense mucho, fellow chilangos.

Concluyo, pues. En un ratito toca coctel en la terraza y más tarde ponerle orden a mi equipaje, porque mañana regresamos al DF. Y yo que me hundo en trabajo... pero como olvidé que no tengo InDesign en esta compu... silly me ¬¬.

PD: Comic Con is coming close!!!!

domingo, mayo 27, 2012

Golf y Game Of Thrones

Hace 24 horas no sabía del golf más que "se trata de meter la pelota en el hoyo con los menores golpes posibles". Fast forward a hoy en la mañana: cubro la Olimpiada Nacional de Golf México 2012.

Estoy en Puebla, cubriendo un evento deportivo. Para la red social iGolf.mx, de la Federación Mexicana de Golf. El asunto no es tanto de utilidad noticiosa, sino para generar contenidos que serán publicados dentro de esta misma red. Vaya, notitas tipo "Consejos para mejorar tu juego". He aprendido bastante y me siento un poco como cuando empecé a entender qué significaba "Primero y diez" o qué es un fumble. Con la diferencia que del americano sí me enamoré y del golf... not quite. Vaya, es interesante y todo, pero no es mi tipo de deporte.

(Y no dejo de sentir que me encuentro frente a los mirreyes del mañana, pero con la determinación, paciencia, disciplina y autoconocimiento que el golf les provee)

En otros temas, aproveché para terminar el cuarto libro de A Song of Ice and Fire (A Feast For Crows), la saga en la que está basada la serie de HBO Game Of Thrones. Me trauman estos libros, no sólo porque me acerco al quinto (último publicado, estamos en espera del siguiente... en un par de años) y tendré que esperar para ver cómo continúa, sino porque el bloody autor (un muy inteligente, muy geek, muy chido George RR Martin) hace que te encariñes con personajes que luego mata o desaparece o humilla o tortura de las maneras más crueles.

Lo bueno de leer esta saga justo ahora es que la leo "con" Yenaro (best friend forever, nerd, ingeniero) y eso hace más llevadera la tortura. Lo malo es que a diferencia de con el libro anterior, él se atrasó en éste y ya tengo una pila de notas pendientes para discutir. Pero, vaya, no estoy sufriendo sola.

Por ahora, los dejo, que al rato continua esto de caminar campos de golf y entrevistar a los mejores scores del día rumbo al final y la premiación.

PD: 7 semanas y media para la Comic Con!! El siguiente dibujo es una representación gráfica de mi estado emocional cada vez que recuerdo que iré a la SDCC, cortesía del señor Manuel Cervantes aka stabilimentum.


jueves, mayo 17, 2012

El Pirata de Patriotismo

Interesante selección de cine en un puesto ambulante.

Siempre habrá controversia respecto a la piratería. Que si es un mal necesario porque hay gente que no puede darse el lujo de ir al cine, que si es terrible porque contribuye a las arcas de los carteles de la droga, que si tenemos un papá pidata, que si mejor lo bajo de Internet y así no le pago a alguien y es como si un amigo me la prestara... en fin.

También habrá siempre controversia respecto al ambulantaje, especialmente en el metro. Lo veo todos los días y me debato entre "Mi voto para quien elimine el ambulantaje en el metro" y "Bueno, pero si los acaban, ¿de qué vivirá esta gente?".

Hoy se me juntaron ambas discusiones mentales. Compré una película pirata afuera de Metro Patriotismo. De un individuo a quien le he comprado películas con anterioridad. Mea culpa. Get over it. El punto de esto no es si está bien o mal que haya comprado una película, sino lo sorprendente de la selección cinematográfica del puesto.

Todas las películas serían aprobadas por mis profes de cine Arturo Rendón Shoup y Manolo Vergara. Y si no aprobadas, al menos no despreciadas. Entre las maravillas que uno le puede comprar a este individuo estaban hoy en la mañana:

  • Los 400 Golpes (Truffaut, 1959)
  • El Séptimo Sello (Bergman, 1957)
  • La Grande Illusion (Renoir, 1937)
  • Ladrón de Bicicletas (De Sica, 1948)

Entre muchas otras de más o menos el mismo calibre o al menos el mismo nivel de rareza para un puesto de piratería callejera.

Admito, además, que no compré estas joyas. No, yo a este individuo le compro películas que no he conseguido en otro lado y que tienen que ver más bien con mi condición de geek fan de la ciencia ficción y la fantasía.

  • The Butterfly Circus (Wiegel & Weigel, 2009) [donde además actúa mi muy muy querido Doug Jones]
  • Dunes (Lynch, 1984) [sí, la de Sting dirigida por David Lynch]
  • The Dark Crystal (Henson & Oz, 1982) [hermoso trabajo de Jim Henson y compañía]

y hoy, después de unos meses de esperarla:

  • Labyrinth (Henson, 1986) [con, sí, David Bowie]

Misma que espero ver hoy en la noche, porque el fin de semana estaré en otros lares (Malinalco, por si les importaba).

El punto de todo esto es... si no les causa conflicto ético comprar películas piratas y se encuentran en una de estas materias donde les piden ver películas difíciles de encontrar o simplemente andan por el rumbo de Patriotismo a eso de las 10-11am y tienen ganas de ver una de estas cintas... pues ahí pásenle a visitar a este individuo (o a su chica, porque se turnan el puesto) y échenle una revisadita a su oferta.

Metro Patriotismo del lado de la colonia Condesa, en las escaleras entre el restaurante chino y la antojería de toldo verde.

PD: No he escrito sobre el camino a la Comic Con... pero va una micro-actualización: Ya está comprado el boleto de avión (ida y vuelta) y ya tenemos alojamiento. 

jueves, marzo 29, 2012

Accidental y catastrófico.

Día 1 en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

No me malentiendan, tampoco estuvo tan terrible el día. En parte fue culpa mía, en parte errores humanos, en parte que dormí poco y que dormir en un avión es terriblemente incómodo.

Mi vuelo salió a las 7:20am del DF, por lo que anduve despierta desde como las 2:30. Fue un vuelo de cuatro horas en los aviones de Avianca, que tienen una sorprendente selección fílmica en su centro de entretenimiento. Vi My week with Marilyn y determiné dos cosas:
1. Qué buena es Michelle Williams. Siempre me ha caído bien, pero ahora sí se la voló (dicen que en Blue Valentine también, pero no la he visto).
2. A diferencia de Daniel Radcliffe, no veo a Emma Watson dejando ir a Hermione. En sus breves apariciones se dedica a hacer exactamente los mismos gestos que hacía en Harry Potter.

Llegué al aeropuerto Eldorado en Bogotá y ¡oh sorpresa! Nadie fue a recogerme. Había un individuo de mi hotel pero iba por un periodista brasileño. Encontré a unos jóvenes que traían playeras del festival y les expliqué mi situación. Tras unos cuarenta minutos de deliberaciones telefónicas y discusiones entre mandos medios y superiores, uno de ellos, Carlos, me trajo al hotel donde me hospedo. En el camino conversamos sobre el festival y el ánimo de la ciudad. Carlos me contó sobre la controversia de las obras públicas (vías principales cerradas o a la mitad de su capacidad, rumores de corrupción y enriquecimiento ilícito) y sobre lo inseguro que puede ser caminar sola a ciertas horas de la noche. Hasta ahora sólo he encontrado gente amable, así que por ese lado creo que hay un equilibrio cósmico.

Mi tarde se vio aderezada por un pequeño drama bancario. Mi banco bloqueó mi tarjeta porque olvidé avisarles que saldría del país. Mea culpa, indudablemente. Y yo sin un peso (colombiano, porque mexicanos traigo cien). Y que en la casa de cambio no aceptan pesos mexicanos. Y que no podía llamar desde el hotel sin un depósito en efectivo que no podría hacer si no conseguía llamar... Afortunadamente, el wifi sí pifó, así que my very dear Oh Canada me ayudó desde el DF y conseguimos desbloquear la tarjeta. Fue una tarde muy estresante.

La noche se salvó porque vi una obra de teatro llamada El dictador de Copenhague. Heartwrenching.

Pero ahora debo bajar a conferencia de prensa. Más información en la noche ;)

lunes, marzo 19, 2012

Yellowcard y sus fans

Yellowcard y sus regalos virtuales para los fans leales.

Ustedes saben –o de menos, han notado– que soy muy fan de varias cosas. Una de ellas es Yellowcard, banda originaria de Jacksonville, Florida, EUA, a quienes escucho desde hace unos nueve años. Su música me habla y conecto muy profundamente con ellos. Pero eso no está a discusión aquí. Lo que me interesa comentar es la relación tan cercana que esta agrupación sostiene con sus seguidores.

En abril de 2008, tras tres álbumes con Capitol Records, Yellowcard anunció un descanso indefinido citando razones personales. Pasaron los meses y la base de fans comenzó a preocuparse, pues Longineu Parsons III (baterista de la banda) anunció proyectos alternos e incluso se presentó en Florida acompañado de algunos miembros de la alineación original de Yellowcard, la de 1997. Cuando Ryan Key (voz y guitarra) anunció a su proyecto The Big If, dio la impresión de que la batalla estaba perdida. Pero no. El 2 de agosto de 2010, estos chicos publicaron la noticia de su regreso. Fuck, was I happy. Lloré de alegría. En serio.

El 22 de marzo de 2011, hace ya casi un año, salió a la venta When You're Through Thinking, Say Yes, séptimo álbum de estudio de Yellowcard y el primero con la disquera independiente Hopeless Records (Silverstein, The Used).

Y entonces, los fans... Esta banda sabe que tiene fanáticos dedicados. Que tiene grupos de apoyo y street soldiers en todo el mundo. Aquí mismo, en México, tenemos al Street Team Oficial YCMexico, del que, adivinaron, formo parte.

Como ocurre con el MCRmy y el Echelon (30 Seconds to Mars), los fans de Yellowcard realizamos proyectos internacionales que van desde scrapbooks que alguien entrega durante algún show hasta videos promocionales de la banda o mensajes para agradecerles la música. Incluso está en construcción un audiovisual llamado "Yellowcard Saves Lives", en el que seguidores de esta banda relatarán historias sobre cómo la música de estos dudes ha cambiado su existencia. También existe un video hecho por fans para la canción "Sing For Me", dedicado a la memoria de la Tía Steph, tía de Ryan Key y una de sus mayores inspiraciones en la vida.

Todo eso, todos esos proyectos, las fotografías, los videos, los accesorios hechos por nosotros mismos, los recortes de revistas, etcétera se ven recompensados cuando esta banda nos regala algo como lo que hacen en estas semanas durante la grabación de su siguiente álbum: transmisiones y chat en vivo desde el estudio. De lunes a sábado, a eso de las 14:00 PST, algún miembro de Yellowcard enciende la webcam y nos muestra el estudio. Se turnan mientras alguien graba y conversan con nosotros. Responden desde preguntas básicas como "¿cuáles son sus influencias?" a cuestiones ultratécnicas que tienen más que ver con el proceso de grabación y con sus instrumentos. (Y soportan a los fans desesperados que a veces pierden la razón y hacen preguntas o comentarios muy muy fastidiosos).

Es increíble esta clase de conexión con una banda que amas. Amo Internet porque permite hacer estas cosas. Porque los miembros de esta banda hayan respondido preguntas mías, ubiquen mi existencia, nos hagan parte de su proceso creativo, etcétera. Es algo que no tiene precio.

Los dejo con una de nuestras ofrendas para esta banda. That's my stuff on 00:38-00:40, then me on 01:58-02:01.

sábado, marzo 03, 2012

Fuck yeah (I'm going to SDCC)

So here it goes... IRÉ A LA COMIC CON DE SAN DIEGO.

Ya.

Bien. Este plan existe desde que en enero un amigo que por ahora sólo será conocido como Luis me propuso la idea de ir juntos a la convención de cómics (y cultura pop) más grande del mundo. Los dos somos unos geeks irredentos, así que llevamos años soñando con este día. Yo todavía no tenía un trabajo seguro (seguía como becaria en la revista donde finalmente sí me quedé), así que le dije "No, gracias". Un par de semanas después me renovaron el contrato ya como reportera y una de mis primeras acciones fue decirle: "We're on".

Henos aquí, en este momento, unas horas después de asegurar las entradas (para los 4 días y la preview night), ya reservado el vuelo... sólo nos falta reservar el alojamiento. Eso se resolverá, espero, pronto.

Mi meta actual, aparte de vivir frugalmente hasta pasado el 16 de julio, es documentar nuestro camino a la San Diego Comic Con. Por supuesto, desde allá bloguearé sobre los eventos, actividades, paneles y demás cosas místicas, mágicas y musicales que ocurran durante la convención (11 al 16 de julio).

Primera imagen documental: yo, con mi power shirt (de My Chemical Romance), celebrando con una lata de cerveza sin alcohol!

PD: Lo no chido de esto es que por cuestión económica tendré que perderme Campus Party este año :(

jueves, marzo 01, 2012

He's alive!! (Tim Burton y Frankenweenie)

El simpático y retorcido Tim ha vuelto. Sí, señoras y señores, tras una década (or so) de películas altamente cuestionables (excepto Corpse Bride y Big Fish), Tim Burton se avista en la lejanía, como la costa después de años inciertos en altamar.

Hoy fue publicado en línea el trailer de uno de los proyectos que tiene preparados para este año: Frankenweenie. And we like it. In fact: we love it.


Frankenweenie es una reinterpretación del Frankenstein de Mary Shelley, obra que inspira a un niño a devolverle la vida a su perro muerto. No es la primera vez que Burton ofrece esta historia: el largometraje que se estrenará en octubre de este año es la versión extendida de uno de sus primeros cortometrajes.

Aquel corto de 1984 era live action y, básicamente, nos presentó a Víctor, un chico - reminiscente del propio Burton - que filmaba películas de horror con su perro Sparky como protagonista. En un descuido, Sparky es atropellado y muere, dejando a Víctor en la absoluta desolación.

En el trailer de dos minutos que salió a la luz el día de hoy, aprendemos esa premisa y escuchamos las palabras clave que desatarán la locura posterior: "If we could bring him back, we would..." dice su madre al triste y desesperanzado Víctor.

A diferencia del Frankenweenie de hace casi treinta años, el actual es una cinta animada en stop motion, técnica que Burton ha utilizado previamente como productor y como director en el corto Víctor (1982) y en las películas The Nightmare Before Christmas (1993), James and the Giant Peach (1996), y Corpse Bride (2005). Además, esta cinta viene en blanco y negro, dándole una sensación de antigüedad y recordando el estilo de esas mismas películas caseras que Tim y Víctor produjeron en sus respectivas infancias.



Los mejores momentos del trailer:
- El vecinito que se parece al clásico Igor (que, dato interesante para quienes no la leyeron: no existe en la novela de Mary Shelley).
- La cara de Sparky sonriendo a Víctor debajo de la manta en el laboratorio (¿quién no se acordó de sus mascotas esperando en casa?).
- Las palabras de consuelo de mamá: "If we could bring him back, we would...".
- La hermosa sensación de recuperar de las tinieblas a uno de los grandes directores de lo retorcido y lo excéntrico, porque creo que estarán de acuerdo cuando vean el trailer con que sí, Tim Burton navega de regreso hacia nosotros. O viceversa. O ambas.

Hasta que octubre nos demuestre lo contrario, podemos proclamar: He is alive!

PD: La música, desde luego, es de Danny Elfman.

Frankenweenie (2012)
Director: Tim Burton
País: EUA
Cast: Winona Ryder, Catherine O'Hara, Martin Short, Martin Landau
Fecha de estreno: 5 de octubre de 2012


viernes, febrero 10, 2012

La insoportable levedad del... Episodio I

Me encanta mi trabajo. Me permite hacer cosas como ir a ver el Episodio I de Star Wars en 3D... antes del estreno. Y ¿saben qué? Fue divertido. Porque sólo una fracción de la sala era gente a la que no le interesa Star Wars = bufidos de odio con la aparición de Jar Jar, uno que otro "oh" y "ah" ante la presencia de Darth Maul y unas ricas carcajadas internas (externadas como rasposos y solitarios "Ja"s) con una línea del canciller Palpatine (que sólo es irónica -y, por lo tanto, divertida- cuando sabes en qué acaba la saga).

Como bien dijera hace unos días mi querido amigo/colega/compañero Alex Rocha (con quien hacía el turno Beatle de los sábados en Concepto Radial): es tan relajante hablar con otro fan de Star Wars... así que el camino de regreso post-EpisodioIen3D me dediqué a eso, discutir elementos clave de la saga y el universo extendido con Rioja, quien me acompañó en esta aventura (y es, en general, quien me acompaña a muchas de las geekoaventuras que nos ocurren ya por la pura naturaleza de nuestras locuras).

Ahora, al punto: ¿vale la pena ver el Episodio I en 3D? (Después de todo, me envían a reseñar películas, no nada más a geekear)

La mera verdad... no. Si vas con otros fans es divertido porque puedes reseñarla de inmediato o sólo lanzarse codazos y miraditas significativas en momentos clave. Si no eres fan... pues a lo mejor te entretiene.

El 3D es absolutamente innecesario. Uno espera grandes cosas cuando imagina un uso de esa tecnología en, digamos, la carrera de pods en Tatooine o los enfrentamientos Jedi vs Sith. Quizá en estos últimos tenga más sentido, pero en realidad no aporta mucho. Sí le da profundidad interesante a las tomas del espacio y ya en serio en serio me gustó leer la introducción (ya saben: letritas amarillas perdiéndose en el Universo) en 3D. Eso y la música (que no viene al caso en este momento) son lo mejor de esta película. Y Qui Gon. Aunque su existencia or lack thereof sea un agujero enorme en la trama de la saga.

Anakin... sucks. No es culpa de la edad, porque hay niños actores maravillosos que le hubieran dado credibilidad al personaje. Más bien se debe a que en general Anakin niño-adolescente-jovenadulto apesta. Eso, señores, es culpa de Lucas.

No hace falta decir mucho sobre lo mal escrita que está la película ni lo problemática que resulta a la hora de sacar cuentas rumbo al Episodio IV. Pero pasa como con las otras dos de esta trilogía, los mejores momentos son retrospectivos, es decir, diálogos como el que nos hizo reír donde un recién electo  canciller Palpatine dice al diminuto Anakin "And you, young Skywalker, we shall watch your career with great interest". Es graciosa e irónica porque tenemos el antecedente de la trilogía original. Pero nada más. Si nunca las viste y empiezas por la I es una manera terrible de arruinarte las siguientes 5. Do not.

Algo que sí está pro son los enfrentamientos (excepto la muy fea muerte de Darth Maul), coreografiados por Nick Gilliard, coordinador de stunts en la trilogía de precuelas.

Episodio I: La Amenaza Fantasma en 3D no me decepcionó porque yo sabía a lo que iba. Sé que es una película malita con buenos efectos visuales, sé que es Star Wars y sé que ninguna cantidad de trucos Jedi lograrán transformarla en algo mejor.

El asunto es que esta situación de amor-odio hacia George Lucas tiene que cambiar. Podríamos proponerle una tregua. Usted deja de arruinar nuestras películas (porque enfréntelo, cuando las puso en la pantallota se convirtieron en nuestra propiedad) y nosotros lo dejamos que siga vendiéndonos parafernalia. Porque además seamos sinceros... ¿quién fue a comprar cajas de cereal innecesario sólo para tener una 'cuchara láser' promocional? Sé que yo lo hice. Tengo la de Yoda. Y quiero la de R2.



Ya sé, me doy asco.

PD: Es terrible, me enojo con Lucas pero sigo alimentándolo. But aren't we all?

lunes, enero 23, 2012

Reloading...

Cinco meses de silencio. No tengo perdón de Dios. Y, ¿por qué? ¿es acaso el miedo a la pantalla? ¿a que me falten las palabras? ¿a que me sobren? No es que no se me ocurran temas, es quizá el eterno temorcillo a ... ¿a qué? No lo sé, francamente. Pero hoy escribo estas palabras porque me disculpo (más con el propio espacio que conmigo).

No es, puedo asegurar (creo), el miedo a que nadie me lea, pues aunque agradezco todo par de ojos que pase por estos rumbos, el deber del escritor es, ante todo, consigo mismo. Y mi deber como escritora (tejedora de palabras, como un amigo me dijera hace algunos años) es, primero que otra cosa, conmigo misma. Porque todos los días escribo (o redacto, que no es igual) en mi cabeza, al menos unas cuantas cuartillas, pero de eso a que sobrevivan el trayecto del metro o el microbús, ya es otro asunto.

Por eso hoy, antes de empezar mis menesteres laborales, me tomo un ratito para medio poner en el editor de texto una entrada que desarrollé en mis quince minutos que van de metro Patriotismo a la oficina de la editorial donde trabajo.

Debo recuentos sobre lo sucedido entre el 20 de agosto y los mediados de diciembre del año pasado, que marcan los límites aproximados de ese último semestre universitario. Debo agradecimientos y recordatorios que no he escrito, quizá, porque me da miedito esto de la remembranza cursilona (porque, después de todo, soy, efectivamente, una nena). Y sin embargo (tiene razón Arturo, es bonito decir "y sin embargo") estoy consciente de que son necesarios. Los escribiré, seguramente más tarde que temprano, dentro de, tal vez, algunos años. Cuando me entre la nostalgia por los cafés, charlas, regresos en autobús, salidas épicas, exámenes, peleas y demás intercambios mágicos que componen la estructura ósea de mi vida académica y social de aquellos meses.

Hoy, no obstante, recuerdo que también debería serme útil y escribir un poco sobre cada libro que leo. Porque aunque no tanto como cuando era más chica, sigo devorando un poco de novela, otro de ensayo histórico, otro montoncillo de cuento, etcétera. Y películas, también, porque tras mis sequías cinematográficas, últimamente he regresado a los complejos y las butacas, aunque nunca abandoné en realidad eso de ver películas, que es una actividad muy engranada en mi familia.

Y música, por supuesto. Considerando que es una de mis carreteras para la vida, sería interesante darle una repasadita a mi música. Y buscar también algo nuevo, porque sigo muy metida en mis clásicos.

En fin, que quizá incluso me ponga a hacer bitácoras laborales, porque con esto del reporteo en los temas que me llenan voy encontrándome con algunas experiencias molto interesantes. Quién sabe, a lo mejor en unos meses les blogueo desde, no sé, alguna de esas cosas geeks que tanto me gustan.

Por cierto, disculpen si de repente el blog pasa del español al inglés, pero sin afán de sonar pretenciosa, a veces no puedo evitar que ciertos temas se me construyan mejor en modo anglosajón. Es inevitable. Vaya, pero si quienes hablan más conmigo lo viven día tras día.

Habiendo establecido estas condiciones, me despido por hoy, pero no por mucho tiempo más. Feliz año pseudo apocalíptico :)