domingo, abril 03, 2016

Comer sano

En las últimas semanas, he estado muy ocupada y estresada y he descuidado muchísimo mi alimentación. Por eso, decidí que voy a modificar eso: comida sana, cuerpo sano, mente sana.

Así que van las 3 recetas de comida que me dejé preparadas para el lunes, martes y miércoles de la semana pasada y que comí durante estos días.

Lunes: Nopales con champiñón
2 nopales medianos, crudos
5 champiñones crudos
Salsa de soya
Jengibre en polvo
Sal
Pimienta

Picas los nopales en cuadritos y los champiñones en cuartos y los echas en un recipiente hondo. Le agregas bastante soya y los demás condimentos al gusto. Lo dejas marinando unos 20 minutos. Luego echas todo a freír en aceite de oliva hasta que los nopales estén cocidos.

Al final lo acompañé con un huevo cocido, porque me faltavan proteínas en ese platillo.

Martes
4 arbustitos de brócoli
2 rebanadas de jamón de pavo en cuadritos o tiras
5 champiñones en rebanadas delgadas
1/4 de pimiento verde en tiras
Un puño de ajonjolí
Una cucharada de salsa BBQ
Salsa tapatío
Pimienta
Sal

Pon el brócoli, el jamón, el pimiento y los champiñones en un recipiente. Agrega al gusto las dos salsas, la pimienta y la sal. Déjalo marinar de 15 a 20 minutos. Fríelo en una cucharadita de margarina light. Agrega el ajonjolí y déjalo cocinar hasta que el brócoli esté cocido pero crocante.

Le agregué media pechuga de pollo en cuadritos, asada.

Miércoles
Un jitomate saladet en cubos
1/3 de pimiento rojo en cubos
4 arbustitos de brócoli
Un nopal mediano en tiras
Salsa tapatío
Jengibre en polvo
Una cucharada y media de Coca Cola Zero
Un puñito de ajonjolí

Pon a cocer todo en una sartén con el chorrito de Coca Cola Zero. Agrega el jengibre y la salsa al gusto. Cocina hasta que el brócoli esté bien cocido. Acompaña con queso panela fresco y media lata de atún.

lunes, febrero 15, 2016

Lo que vi el fin de semana: Creed y Tarantino

En este fin de semana papal, procuré pasar el mayor tiempo posible lejos de avenidas principales y del caos en el que pensaba se sumiría la ciudad ante la llegada de Francisco a México. Al final, creo que no fue tan caótico el Papocalipsis, pero igual aproveché para ponerme al corriente con algunas películas que no había ido a ver al cine.

Parte de mi trabajo, como han notado, involucra ir por la vida viendo películas y escribiendo sobre ellas. Sin embargo, todo lo demás que hago en mi trabajo suele impedirme ir a ver *todas* las películas que quiero. Entre eso y un carrusel de "Yo me enfermo / mi novio se enferma", pasé casi un mes sin darme una vuelta para ver películas en el cine. Así que lo remediamos este fin de semana y nos aventamos 4 películas en 3 días: Carol, Deadpool, Creed, y The Hateful Eight.

Carol (Dir. Todd Haynes): Había gente en la sala que creía haber entrado a ver una comedia romántica para celebrar el Día de San Valentín. Les doy crédito por quedarse a ver un drama sobre una pareja homosexual en los años cincuenta. Me encanta esta película, adoré a Rooney Mara, me fascina su música... en fin. En Gatopardo está mi reseña de Carol.


Deadpool (Dir. Tim Miller): En Estados Unidos fue clasificación R (los menores de 17 años deberán asistir acompañados de un adulto), en México fueron menos estrictos y le pusieron B15 (apta para espectadores de 15 años en adelante, no restrictiva). A la mera hora, en la sala donde la vi (Cinemex CNA) había niños de entre 8 y 10 años (#parentingdonewhatever). Mi reseña de Deadpool pueden leerla en La Hora Libre.



Creed (Dir. Ryan Coogler): Amé esta película. Ryan Coogler es un excelente director que merece mayor reconocimiento de la Academia. Después de ver esta cinta, no puedo creer que no esté nominado este año. Michael B. Jordan (Donnie Johnson) es el perfecto héroe de la nueva parte de la franquicia, además de un actor flexible, determinado y carismático. Me impresiona que la única nominación de Creed sea la del propio Stallone (que es fantástico y conoce a su personaje como nadie jamás a conocido a un personaje), no por falta de mérito del veterano actor, sino por todos los detalles y elementos que hacen de Creed una de las mejores cintas del 2015.


El asunto con Creed es que no sólo funciona para pasar la estafeta de una franquicia querida por el público, sino que funciona como drama deportivo y como historia inspiracional. De acuerdo con los medios, Sylvester Stallone no tenía ganas de retomar a Rocky después de las medianas críticas de Rocky Balboa (2006); sentía que el personaje no podía dar algo más y que ese capítulo de su carrera ya se había cerrado. Sin embargo, el joven californiano Ryan Coogler (a quien entrevisté en Guanajuato hace algunos años) le ofreció una historia que podría continuar el legado del boxeador sin poner en riesgo de sobreexposición al personaje. Coogler claramente convenció a Sly y produjeron la primera película de Rocky que no es dirigida ni escrita por el actor de origen italiano.

No hay elementos flojos en la película. La música de Ludwig Göransson (con quien Coogler trabajó en Fruitvale Station, su debut cinematográfico) respeta el legado de Bill Conti (y utiliza "Gonna Fly Now" de manera épica en un par de ocasiones) pero agrega algo de hip hop más dinámico a esta banda sonora. Además, Göransson trabajó con Tessa Thompson (quien interpreta a Bianca, el interés amoroso de Donnie) para crear las canciones que ella interpreta en su rol de cantante en Creed. La fotografía de Maryse Alberti (The Wrestler) muestra el mundo del boxeo en todo su esplendor. Y el guión, de Coogler y Aaron Covington, construye una historia entrañable sobre relaciones filiales, la lucha para alcanzar los sueños y el dilema eterno de ¿qué define a un hombre: su origen o las decisiones que toma?

Creed fue la segunda película de mi sábado, terminando la función casi a la medianoche. En la sala, casi llena, se sentía una atmósfera casi festiva. No por el 14 de febrero, que estaba a unos minutos de distancia, sino porque una excelente película consiguió involucrarnos tanto con sus personajes que, durante la pelea climática, el público aplaudía y exclamaba como si estuviesen viendo un duelo real entre boxeadores del Consejo Mundial de Boxeo. Éste es, a penas, el segundo largometraje de Ryan Coogler. Su siguiente proyecto será el blockbuster de superhéroes Black Panther (2018). No puedo esperar a ver más cine de este director.


The Hateful Eight (Dir. Quentin Tarantino): Salí decepcionada. No sé si mis expectativas estaban muy altas por ser Tarantino, o si ver tres excelentes películas en días anteriores me hizo esperar mucho de ésta. No es mala, definitivamente. Pero tampoco es buena. No resalta favorablemente entre la filmografía de Tarantino. Ninguna actuación es particularmente chida, excepto quizá la de Jennifer Jason Leigh, por soportar toda la película cubierta de sangre y pedazos de gente; además de tolerar tres horas de "¡Miren! ¡Estoy tan a favor de la equidad entre géneros que vamos a golpear, insultar y patear a esta mujer AUNQUE sea mujer! ¡Y vamos a decirlo para que les quede claro!". Y por todos los dioses, ya entendimos, Quentin, te gusta decir "nigger" y "bastards". ¡Busca nuevas palabras! ¡Toma un diccionario! Si no la han visto y les gusta el cine de Tarantino, denle una oportunidad. Si no son tan fans... pues mejor vean Perros de reserva dos veces seguidas, será mucho más enriquecedor e interesante.


Cada fin de semana veo al menos 1 película que nunca he visto, así que tal vez haga de este "Lo que vi el fin de semana" una cosa frecuente.

miércoles, febrero 03, 2016

Morelia, Chicago, libros y música (y Packers)

¡Hace ya un par de meses que no publico por acá! Este año me esforzaré más por mantener vivo este espacio, con reseñas, tutoriales, selecciones de textos publicados en otros medios y demás. Empiezo mi 2016 retomando algunos artículos y entrevistas que he publicado recientemente.


Festival Internacional de Cine de Morelia 2015
En 2015 viví mi primer Morelia. Fue sensacional. Acá les dejo lo más relevante de la cobertura que hice para Gatopardo.

La falibilidad de la memoria
Durante el FICM vi una buena cantidad de películas mexicanas (no las suficientes, siempre hacen falta más) y una de las que más me impresionó fue Monstruo de mil cabezas, de Rodrigo Plá (La zona). Tuve la oportunidad de platicar con él y con la guionista Laura Santullo sobre esta cinta.

Juventudes mexicanas
"Sopladora de hojas" fue mi favorita de los estrenos mexicanos del festival. Es sencilla, anecdótica y juega dentro de uno de los géneros que más me gusta disfrutar en pantalla: las coming-of-age movies. Aquí reseño esta cinta de Alejandro Iglesias Mendizábal y también me ocupo de Los herederos, otra cinta sobre adolescentes, con un giro completamente distinto.

Cine gótico old school
Amé Crimson Peak. No sólo porque visité el set y vi parte de la filmación (aunque ese factor ayudó), sino porque es una carta de amor a un género que el cine tiene abandonado y porque es un festín visual. En esta reseña lo explico más a profundidad.

El tour de Frears
El cineasta británico Stephen Frears estrenó en Morelia su película The Program, sobre la polémica alrededor del dopaje del ciclista Lance Armstrong que lo llevó a que le quitaran sus victorias del Tour de France. Además sale Chris O'Dowd y lo amo. Entrevisté a Frears en el FICM y fui infinitamente feliz.

Cantet y La Habana
Otra película que me gustó mucho en esta edición del FICM fue Regreso a Ítaca, del francés Laurent Cantet. Esta película cuenta la historia de un grupo de amigos que se encuentran una noche para cenar, recordar su juventud y resolver viejos conflictos. Una delicia entrevistar a este señor.

Un manifiesto cinematográfico
Aunque se publicó algunos meses más tarde, esta entrevista con Peter Greenaway (el director de cine que lleva 20 años diciendo que el cine está muerto) la realicé durante el FICM, por su película Eisenstein en Guanajuato. Aunque en algún momento pareció regañarme, para el final el señor Greenaway dijo que soy "una muchachita lista". Así que si Greenaway lo dice... porque obvio el cine sí sigue muerto, ¿no?

Y en otros temas...

Además del FICM, he escrito sobre otras cosas... la mayoría relacionadas con cine, libros y música. También un poco de futbol americano.

En la carretera con Nick Cave
El año pasado leí y reseñé La canción de la bolsa para el mareo, novela/poesía escrita por Nick Cave y publicada por Sexto Piso. Para este artículo tuve la oportunidad de entrevistar por correo electrónico a Francis Bickmore, editor de Cave en Canongate Books, la editorial británica que publicó el original.

El sabor de Chicago
Amo Chicago. Adoro esa ciudad y muchas de las cosas relacionadas con ella. Como su cerveza. A finales de 2015, Goose Island (mi cerveza favorita en la vida) llegó a México y por azares del trabajo terminé escribiendo sobre ella.

La teoría de los conjuntos
Una de las entrevistas más interesantes del año pasado: Verónica Gerber Bicecci es una autora interesante que conjuga lo visual con la literatura. Su novela Conjunto vacío me gustó mucho y en este artículo hablo sobre el libro y sobre ella.

Bálsamo navideño
Aunque la coyuntura de esta entrevista fue muy específica (una semana durante vacaciones de Navidad), fue gratificante conversar con el maestro Carlos Spierer, director huésped de la Orquesta Sinfónica de Minería, acerca de su concierto navideño y de qué significa la música para él.

El periodismo y la trascendencia
Mi película favorita de entre las nominadas al Oscar es Spotlight. Me traumé con ella y la vi 2 veces en el cine. Tiene todo: grandes actuaciones, historia basada en hechos reales, periodistas periodisteando y justicia. En esta reseña los invito a verla – aunque duró poquito en cines mexicanos. (Y a una de las protagonistas le gustó mi reseña, no joke).

Reportero de largo aliento
Rara vez me toca entrevistar a alguien con quien convivo a nivel profesional pero que también admiro mucho. A finales del año pasado platiqué con el Señor Periodista Diego Enrique Osorno acerca del libro que escribió sobre Carlos Slim. Y Diego Enrique es genial. Y su libro es muy bueno. Y la charla también estuvo chida.

Una tormenta musical
Hace unos días platiqué por teléfono con Storm Large, vocalista de Pink Martini, con pretexto de su próxima visita a México. Habló sobre lo que significa la música para ella, sobre la esperanza como droga y sobre Lou Reed.

NFL - Green Bay Packers

Todavía escribo de vez en cuando para NFLFemale.com. Sólo he estado ocupada. Pero durante estos meses de poca actividad, escribiré más sobre mi equipo favorito. Mientras tanto, les dejo mi carta abierta a los Packers, donde les suplico se pongan las pilas en el futuro. La escribí cerca del final de la temporada regular, pero creo que algunos puntos aplican todavía.

Por ahora, es todo... lo siguiente, creo, será un tutorial de costura. O algo parecido. :D

Over and out.

miércoles, noviembre 18, 2015

Reseña: "Di su nombre", de Francisco Goldman

Sobre uno de los libros más bellos que he leído en el último año, aunque me tomó meses terminarlo.

La primera vez que leí el nombre de Francisco Goldman fue en la versión impresa de noviembre de 2012 de Gatopardo, revista donde pronto cumpliré 5 años trabajando. Acabábamos de publicar un adelanto de Di su nombre, la novela en la que Goldman rinde homenaje a su esposa, la fallecida escritora Aura Estrada y era mi trabajo cargar el contenido en el sitio web de la revista. Generalmente leo con cuidado cada texto que subimos, pues nunca falta el trozo de texto que se convierte en código o el dedazo que se le escapó a alguien. Pero esa ocasión fue distinta: hubo algo en la prosa de Goldman que me atrapó y quedé obsesionada con conseguir la novela para leerla completa.


Por alguna razón azarosa (probablemente que el libro, publicado por Sexto Piso, era caro), tardé al menos un par de años en comprarlo en la librería Rosario Castellanos del FCE que me queda de camino al Metro cuando voy de regreso a casa, después de trabajar. Una noche se me ocurrió entrar a la librería y ahí estaba, entre otros volúmenes del mueble dedicado a dicha editorial. No lo pensé más y me lo llevé. Empecé a leerlo camino a casa y, como intuí en 2012, la prosa me atrapó y no pude despegar los ojos del libro en un par de días.

Pero entonces algo sucedió. Me di cuenta de que estaba pasando por días muy tristes, sin saber por qué. Me subía al metro en la mañana, viajaba al trabajo leyendo Di su nombre, y para cuando llegaba a la oficina sentía una nube negra encima de mí. Me tomó unos días entender que ERA POR EL LIBRO. Esta novela de Francisco Goldman está impecablemente escrita y su prosa fluye sin obstáculos en su narrativa no cronológica. A veces abres una página y estás con Aura en Nueva York, pero un par de páginas después estás con Francisco en el departamento vacío, después de la muerte de ella. Si este libro fuera una habitación, sería un velorio perpetuo dentro de una funeraria muy bonita, pero muy triste.

Ni siquiera los recuerdos felices que Goldman evoca pueden hacer que te alegres por ellos, ya que desde la primera página conoces el final de esta historia: Aura está muerta y nada de lo que haga Francisco la traerá de vuelta. Pasas por cada página con el corazón estrujado por el duelo y las malas decisiones del narrador. Lees sobre su amor por Aura, sobre su matrimonio trunco, sobre la locura de su suegra... y todo te va sofocando un poquito más. Hasta que ya no quieres seguir leyendo. Y dejé el libro a un lado por casi medio año.

Hasta que me robaron mi iPod en un museo bonito en la Ciudad de México. Me quedé sin compañero de traslados y empecé a buscar entre mis libros cuáles estaban inconclusos por cualquier razón. Ahí estaba, debajo de una pila de ficción estadounidense, asomándose con su mirada chispeante, Aura Estrada. Decidí que era un buen momento, parcialmente porque estaba triste y quería leer algo que me dejara disfrutar de esa tristeza y parcialmente porque decidí que era el momento de terminarlo. Me lo guardé en la mochila y, tras otro par de días, cerraba por fin la novela, con una sensación similar, supongo, a esa aceptación por la que se pasa en las etapas del duelo.

Di su nombre no es un libro normal. Es una novela que, de atraparte, succiona un poco tu alegría interna, pero te regala una cantidad considerable de buena prosa. Se transforma en una experiencia sensorial en la que te conviertes un poco en la sombra de su narrador: te duele lo que a él, te entristece y te enoja lo que lo entristece y enoja a él. Al final, cuando descubres que has pasado por todas las etapas del duelo, cuando llegas a ese clímax en el que Francisco revive los últimos días con Aura, y vives con él hasta el último instante de su proceso de sanación, respiras profundo y enfrentas la ola, que te deposita, gentilmente, en una playa donde todo es más brillante y donde se respira tranquilidad. Cierras el libro y sigues adelante, apreciando un poquito más hasta las hojas que el otoño va tirando de los árboles a tu paso.

Di su nombre
Francisco Goldman
Sexto Piso, 2012

martes, septiembre 29, 2015

Guillermo del Toro (y otras cosas más)

Hace MESES que no publico por acá. La vida ha estado interesante y caótica. Como cada cierto tiempo, les comparto las ligas a los textos que he publicado recientemente... esta vez todos en mi revista-hogar, Gatopardo. (Principalmente porque no he tenido tiempo de escribir en ningún otro lado recientemente).



Al servicio de Del Toro
La Galería 1988 WEST en Los Ángeles, California, presentó durante el mes de septiembre la exhibición "Guillermo del Toro: In Service of Monsters", en la que 150 artistas aportaron piezas inspiradas en la filmografía del director mexicano. Uno de los curadores es mi amigo Gary Deocampo, a quien entrevisté acerca de esta exhibición.

La evolución de la violencia
Dos científicos mexicanos mapearon el crecimiento de la violencia relacionada con el crimen organizado en México entre el 2007 y el 2011. El resultado es un artículo muy interesante que expone una nueva forma de estudiar estos temas, utilizando herramientas multidisciplinarias que apoyen a académicos y periodistas a darle más sentido a estos patrones violentos. Entrevisté a uno de los científicos que se encargaron del tema.

La puesta en escena Lobos por corderos me dejó helada cuando fui a verla al Círculo Teatral (Veracruz 107, Condesa) hace un par de meses. Unos día después pude conversar con Alejandro de la Madrid (El señor de los cielos), uno de sus protagonistas, acerca de los retos de interpretar un personaje tan cruel y multifacético como el suyo y sobre los tintes políticos del libreto. Hoy es su última función en el DF pero esperan salir de gira por la República.

Cría cuervos...
Club de cuervos es la primera serie que Netflix produce completamente en México. Con Gary Alazraki (Nosotros los Nobles) a la cabeza del proyecto, el resultado es una historia divertida, ligera, y que expone con humor algunos de los peores vicios del futbol profesional mexicano. La actuación de Mariana Treviño (Isabel) es excelente y Luis Gerardo Méndez se repite un poco como junior berrinchudo, pero en general da para unas entretenidas sesiones de Netflix. Entrevisté a Gary Alazraki acerca de la producción de la serie.

En aguas solitarias
Michael Rowe (Año bisiesto) es un cineasta australiano nacionalizado mexicano con un ojo impresionante para reconstruir el universo femenino en pantalla. En septiembre estrenó en México su cinta Manto acuífero, sobre una niña de 8 años que ve su mundo colapsar a partir del divorcio de sus padres. Admito que me crusheé un poco con Rowe después de esta entrevista, pero es que es un individuo muy inteligente e interesante.

Ella es Andrea
En septiembre también se estrenó en cines Ella es Ramona, comedia ligera acerca de una chica con sobrepeso que decide darle un giro a su vida después de que la despiden de su trabajo en una compañía de artículos de belleza... porque está gorda. Platiqué con la excelente Andrea Ortega Lee acerca de su debut como actriz (ella es standupera) interpretando a Ramona en esta película.

En teoría, este mes estaré volviendo a escribir para NFLfemale.com acerca de la gran temporada que viene para los Packers, además de la resurrección de La Hora Libre, que es quien más ha sufrido estas interrupciones editoriales.

En fin, les deseo unos días menos lluviosos y que la Fuerza esté con ustedes.

PD: ¡Tengo que contarles acerca de las dos conferencias en las que participé recientemente!