jueves, mayo 05, 2005

What about your ten thousand promises?

Es triste ver como los amigos que he conocido a través de los años simplemente se van. He visto partir a tantos y los he extrañado tanto...
*El hermanito de Humberto (cuyo nombre no recuerdo) el niño más lindo y más simpático del kinder Winnie.
*Luis (no recuerdo tu apellido) mi amigo de preprimaria.
*César Enrique Escobar Pérez - mi amigo en 1°, 2° y 3° de primaria, mi "novio" casi todo 2° y 3°.
*Carlos Alfonso Zapián Díaz - mi mejor amigo desde kinder II hasta 4° de primaria.
*Jorge Eduardo Joseph Ibarra Carmona - mi amigo, mi tormento.
*Norberto Javier Ramírez Martínez - un gran amigo desde kinder II hasta 6° de primaria.
*Octavio Ramírez Hernández - mi mejor amigo y soporte en 1° de secundaria.
*Monserrat Velasco Vargas - mi prima.
*Gibrán Vargas González - mi otro primo.
*Ilse Frías Meza - amiga en 2° y 3° de secundaria.
*En general, todos mis amigos de secundaria que se han dejado perder de mí.

Y ahora se va Karla (tal vez) y Ricardo (tal vez) y Ale y quizá Karla Garibay... y me duele, porque no quiero que se vayan, porque no quiero perderlos...

Por favor, prométeme Dios, o Destino, o quien seas, prométeme que no lo permitirás...

3 comentarios:

Lencho dijo...

Rayos, sé lo triste que es perder (o separarse de-) tus amigos, a mí también me ha pasado, cuando me vine de Guadalajara y llegué a Cancún, me separé de mis amigos del kinder y la primaria, y de todos mis primos. Aquí fué muy difícil hacer amigos, hasta hace poco, que empezé a socializar un poco mas.

Y ahora me veo en las mismas, mi madre quiere que me vaya a Guadalajara con ella, pero yo no quiero volver a perder a mis amigos...

Carlos de la Torre González dijo...

Hola,

Imagino lo que ha de ser perder a alguien tan importante, o simplemente a alguien. Apóyate en tus seres queridos y déjalos ir, así te quedarás tranqula tú y ellos se irán tranquilos.

Adiós.

Carlos de la Torre González dijo...

A veces, tener paciencia no es suficiente para poder superar algo, para poder llegar a superarlo debes de apoyarte en cosas que sabes que son verdaderamente seguras [nada material, claro], por ejemplo tu familia. Siempre ten presente que la vida sigue, con todo y cambios y que eso no te debe detener en un progreso diario como ser humano.